VOX pide apoyar a los concesionarios: “el ecologismo de salón quiere prohibir el diésel y luego se van a casa en coche oficial para hacerse la foto”

El Grupo de VOX en el Consell de Mallorca ha instado en el Pleno de la institución insular a tomar medidas para paliar el daño causado al sector del automóvil por el anuncio de la prohibición del diésel anunciado en la Ley de Transición ecológica de Baleares. El ejecutivo autonómico se ha visto obligado a recular, pero el daño, según el conseller de VOX, Toni Gili, “ya está hecho”. Por ello ha solicitado el respaldo unánime para “la venta de todo tipo vehículos en los concesionarios, tiendas de compraventa y los rent a car de la isla de Mallorca con el fin de rejuvenecer el parque automovilístico de la isla y con ello conseguir mayor seguridad en nuestras vías”. De la misma manera se ha solicitado una campaña informativa sobre las claves que deben conocer todos los compradores de vehículos sobre las emisiones de CO2 en base a las motorizaciones y no en base al tipo de combustible. Todo ello con el objetivo de apoyar a concesionarios y empresas relacionadas con la compra y venta de vehículos.

El conseller ha explicado que la moción pretende “que las instituciones cercanas de nuestra isla se hagan visibles al empresario y al ciudadano. Se puede enmendar el mal cometido con una decisión desafortunada en la que no se tenían competencias para legislar, pero que nuestros empresarios del sector del Automóvil en la isla de Mallorca han sufrido y siguen sufriendo. La transición hacia la movilidad del futuro debe ser ordenada, con una política sin prohibiciones y siguiendo una estrategia positiva”.

La moción de VOX ha contado con el voto favorable parcial del Partido Popular y Ciudadanos, la abstención de El Pi y el voto negativo del tripartito de Gobierno PSIB-PSOE, Més per Mallorca y Podemos, por lo que no ha sido aprobada.

Gili ha lamentado que “el Pleno del Consell de Mallorca ha declarado Mallorca como zona de emergencia climática y se ha adherido a la agenda 2030. Todo esto es postureo político del ecologismo de salón que no lleva a nada, tan solo a hacerse la foto y volver a sus casas en coche oficial, diésel, hibrido-gasolina (que el motor gasolina emite mas CO2 que uno simplemente gasolina) o con su vehículo eléctrico que se recarga con energía Nuclear proveniente del cable (27 por ciento) o de quemar carbón en Es Murterar”. Al respecto ha ironizado que “todo esto no contamina, ya que enchufamos el vehículo eléctrico en nuestras casas y dormimos plácidamente habiéndonos hecho la preceptiva foto para Instagram”.

En 2018, el Govern Balear, anunció un Proyecto de Ley de Cambio Climático claramente discriminatorio con los vehículos de combustión y que, para nuestra formación, atentaba (y atenta) contra la libertad de circulación de personas, bienes y servicios, uno de los pilares de la legislación de la UE y de España. La normativa, prohibía la venta en las Islas de turismos diésel a partir de 2025 y del resto de vehículos de diésel, gasolina, gas e híbridos a partir de 2035.

Los fabricantes de vehículos están alineados en el cumplimiento de las más exigentes normativas medioambientales, dictadas por la Unión Europea, para reducir las emisiones de CO2 y gases contaminantes; pero la prohibición del vehículo diésel por Ley, es gravemente discriminatoria y no es positiva, ni siquiera para conseguir los objetivos que decía perseguir.

La ley no es óptima para el medio ambiente ni para la economía ni para la sociedad, los tres pilares en los que debería asentarse una norma como esta. Además, la prohibición incumpliría, presumiblemente, el marco europeo de homologación de vehículos de motor, los procedimientos en materia de reglamentaciones técnicas e incluso, subsidiariamente, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea al afectar gravemente al normal funcionamiento del mercado único.

Todas estas noticias, han supuesto un duro revés para la venta del diésel los concesionarios de Mallorca provocando desde la publicación de la noticia una reducción de la matriculación de vehículos en nuestra comunidad y por consiguiente el envejecimiento de nuestro parque automovilístico. Hasta agosto de 2019 en Baleares en comparación con el mismo periodo de 2018, se matricularon un 15,91 por ciento menos de vehículos. Con respecto al combustible la reducción del número de matriculaciones ha sido de -8,06 por ciento en gasolinas, -52,74 por ciento en diésel y en +17,39 por ciento en el resto de vehículos.