VOX Ibiza y Formentera apoya a los funcionarios de la Prisión de Ibiza, exige más medios y la equiparación.

VOX Ibiza y Formentera ha mantenido una reunión con representantes del colectivo de funcionarios de prisiones para escuchar sus reivindicaciones y a la vez mostrarles su solidaridad con este colectivo olvidado. Así lo ha manifestado Jaime Díaz de Entresotos, coordinador VOX Ibiza y Formentera.

En la Prisión de Ibiza el colectivo de funcionarios, compuesto por unos 100 trabajadores, tras un "concurso de traslado" que llevaba al menos cuatro años sin convocarse, ha solicitado y conseguido el traslado entre 40-50 funcionarios a otros destinos fuera de Baleares, lo cual provoca una merma significativa de la plantilla insular. Dicho traslado está motivado por la carestía de la vida y la vivienda en Ibiza ya que con el mismo sueldo tienen mejor calidad fuera de Ibiza. Ello es debido al bajo plus de insularidad que se les abona siendo este alrededor de 85 euros al mes como compensación por residir en Baleares.

Díaz de Entresotos ha señalado que “nos han transmitido su preocupación a raíz de determinados problemas inherentes al servicio, a la falta de medios materiales... De manera unánime nos solidarizamos con sus reivindicaciones y apoyamos la necesidad de su equipación como "agentes de la autoridad" ante el aumento de agresiones que están sufriendo”.

Entre los problemas denunciados se encuentra la insuficiente equipación y medios de trabajo de los que disponen, citando como ejemplo que los cacheos que se practican no se realizan con guantes de seguridad o antipunción sino con “guantes de jardinería”.

También es preocupante la desaparición de los pabellones destinados a alojar a funcionarios reconvirtiéndolos en oficinas debido al poco espacio destinado a dichas labores en el recinto de la prisión, Los funcionarios se ven obligados debido a la baja retribución salarial que perciben a residir en grupos de hasta seis personas en "pisos pateras".

Por otra parte, denuncian la falta de médico destinado en la prisión, y que ante cualquier emergencia sanitaria se debe trasladar a los internos que lo necesiten al Hospital General de Can Misses demorando la asistencia sanitaria inmediata con el consiguiente peligro para la salud del interno.