VOX Baleares garantizará la libre elección de centro y de modelo educativo, rescatará la calidad de la enseñanza y dará libertad a los padres para vetar actividades controvertidas

«Una de las grandes prioridades de VOX es la recuperación de la libertad en la educación y de la calidad de la enseñanza. Para ello preparamos una serie de medidas que van desde la libertad de elección de centro a la evaluación de los resultados de las escuelas y a la posibilidad de los padres de vetar actividades contra sus creencias.»

Son palabras de Jorge Campos, candidato a la presidencia del gobierno balear por VOX, en la presentación del programa en materia educativa, acompañado por dos de los miembros de su lista al parlamento, la profesora Mari Paz Pérez, el profesor y activista de PLIS Educación, Carlos Serra y Manuela Cañadas, de Convivencia Balear.

«VOX garantizará en Baleares la libre elección de lengua en la enseñanza (entre las oficiales,  español o mallorquín, menorquín e ibicenco) en todas las etapas educativas y en todos los centros públicos y concertados o privados», ha añadido Jorge Campos. 

Las familias deben disponer de la información suficiente como para poder elegir con conocimiento de causa. Para ello VOX hará que las escuelas publiquen sus resultados. VOX establecerá evaluaciones externas de final de etapa con el objetivo de que los padres conozcan el nivel educativo real de sus hijos y de los centros educativos.

Para hacer posible la libre elección de centro se reducirá a uno por isla los distritos escolares en los que se dividen ahora los municipios (sólo en Palma hay 8) para que el lugar de residencia de familiar no condicione necesariamente el centro de escolarización, sino que las familias puedan escoger libremente, eligiendo no solo por proximidad, sino por la calidad del centro.

Se creará el cheque escolar, por una cantidad media del coste de escolarización por un año. Las familias podrán elegir en qué centro entregan ese cheque y se escolariza a sus hijos, sea público o privado, concertado o no. De este modo se generará competencia entre centros y los mejores estudiantes podrán estudiar en los mejores colegios.

Con el 'pin parental' las direcciones de todos los centros docentes adquirirán el compromiso legal de informar a las familias de los contenidos de cualquier charla, taller o actividad en horario lectivo que afecte a cuestiones morales, religiosas o socialmente controvertidas o intrusivas para la conciencia y la intimidad de las familias. Las familias podrán vetar la presencia de sus hijos en esas actividades.

VOX creará escuelas de alfabetización en las lenguas oficiales para familias procedentes de culturas no hispano-hablantes, con el propósito de incorporar a los estudiantes al sistema educativo oficial, en todos los niveles: infantil, primaria, secundaria, Bachillerato, e incluso para estudiantes que estén ya en el nivel universitario.

VOX defiende todos los modelos de enseñanza, incluida la enseñanza diferenciada. La evaluación no ha de ser ideológica, sino por los resultados obtenidos. La educación pública y la privada deben convivir como opciones a elegir por las familias. La demanda de las familias debe juzgar los modelos, siempre dentro de la Constitución.

Además, VOX concertará escuelas infantiles de 0 a 3 años para fomentar natalidad, conciliación y la carrera profesional de los ciudadanos. Un equipo técnico específico solucionará los graves problemas informáticos de los centros. Se reconocerán los méritos a los docentes interinos con la oposición aprobada pero que no hayan obtenido plaza.