Uno de cada cuatro embarazos acaba en aborto en Baleares: resultado de las políticas de la izquierda

VOX exige al Gobierno de las Islas Baleares que adopte medidas pronatalistas para familias y mujeres ante el invierno demográfico al que se ve abocada la Comunidad. Los datos del informe global de 2018 de Interrupciones Voluntarias del Embarazo (IVE) de junio de este año del Servicio de Epidemiología de la dirección general de Salud Pública y Participación señalan que en 2018 se produjeron 3.268 abortos en clínicas públicas y privadas de las Islas. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) dicen que en las Islas nacieron en 2018 10.243 bebés. De ello se desprende que de los 13.511 embarazos registrados una cuarta parte fueron interrumpidos de forma voluntaria, el 24 por ciento. Dicho de otra manera: uno de cada cuatro embarazos acaba en aborto; por cada tres nacidos, un niño muere.

El diputado y portavoz de VOX en el Parlamento de las Islas Baleares, Jorge Campos, ha señalado que “este es el dramático resultado de las políticas de izquierda que consideran el aborto como un método anticonceptivo. Ninguna sociedad puede permitir ética y moralmente esta sangría. Además es una cuestión de supervivencia, las Islas son cada vez más viejas, necesitamos medidas pronatalistas de apoyo a la mujer y a la familia”. En la Ley de Apoyo a las Familias, en el artículo 28, el PSIB-PSOE introdujo “garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva y de interrupción”.

La diputada Idoia Ribas ha presentado una Propuesta No de Ley para que, entre otras propuestas, se modifique el artículo 11 de la Ley de Apoyo a las Familias y a continuación se añada un nuevo artículo de la siguiente manera:

“Se prestará especial atención a la embarazada menor de edad, que tendrá derecho a una
asistencia específica para llevar a buen término su maternidad, incluyendo, al menos, las
siguientes prestaciones:

  1. Formación y asesoramiento en relaciones y valores afectivo-sexuales.
  2. Formación para el desarrollo de la parentalidad positiva.
  3. Apoyo psicológico antes y después del parto.
  4. Atención singular en el centro escolar para adecuar el programa curricular a sus
circunstancias particulares, durante el proceso de gestación y posteriormente”.

De forma paralela, Ribas ha registrado una serie de preguntas sobre las políticas del Gobierno balear respecto a que el número de abortos haya aumentado el 2,8 por ciento de 2017 a 2018, cuando se ha pasado de 3.177 a 3.268. Entre otras cuestiones, Ribas ha preguntado “qué políticas de salud pública se desarrollan cuando nos encontramos con que se ha disparado el número de mujeres que han abortado dos o más veces y que sólo en 2018 han sido 328, el 14,2 por ciento más... Y nos preocupa que 25 menores de 19 años hayan abortado dos veces o más”.

Las políticas de VOX Baleares pasan por una maternidad positiva, en la que la mujer cuente con las ayudas necesarias de cara a seguir adelante con su embarazo en lugar de proponer el aborto como un método anticonceptivo. Dichas medidas deben ser especialmente activas en el caso de menores y de mujeres en situación o riesgo de exclusión.